El fuego joven

febrero 4, 2008

[Extraído del número 3 de Patria Hispanoamericana, de marzo de 1998, órgano de Falange Española Independiente]

Los jóvenes somos, por naturaleza, generosos y radicales. Un alma joven se escandaliza más con las injusticias porque aún no ha tenido tiempo de acostumbrarse a ellas. Después, cuando envejece y se hace a la idea de lo podrido que está el mundo, opta por el relativismo, por la pasividad; se convence de que no hay remedio y decide adaptarse a su impotencia; sonríe recordando sus años mozos cuajados de inquietud y desasosiego, rebosantes de lo que ahora cree utopía y antes llamaba esperanza. Los jóvenes somos, de siempre, inasequibles al desaliento. Tenemos una ascua de compromiso en el corazón esperando convertirse en hoguera. Creemos en un mundo sin explotadores ni explotados, en un orden justo que, a lo largo de la historia, con mayor o menor acierto, hemos intentado imponer, ora alzando un crucifijo, ora entonando mil himnos o enarbolando diferentes banderas. La juventud ha sido siempre rebelde; noble y violenta. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Ramiro Ledesma: radiografía de una conspiración

enero 25, 2008

[Tendencioso artículo aparecido en el número 12, de verano de 2001, de Patria Hispanoamericana, órgano de Falange Española Independiente]

Hay ciertos “nacionalsindicalistas” que se empeñan en convertir a Ledesma en un referente ideológico de primera magnitud, cuando lo cierto es que su paganismo, su concepto voluntarista de nación o su corporativismo pedestre contrastan demasiado con la doctrina falangista, lo que nos obliga a asumir sus escritos con grandes cautelas y como elemento meramente accesorio de las propuestas joseantonianas.

 

Nace Ramiro Ledesma en Alfaraz (Zamora) en 1906. Hijo de un maestro de escuela, se ve obligado a trasladarse a Madrid muy joven. Forma parte, pues, de la generación de españoles destinada a intentar salvar a la decadente España del primer tercio de siglo. Lee el resto de esta entrada »